Dolor de muelas

Cómo evitar un dolor de muelas durante el embarazo

Si está esperando o planeando tener un bebé, una de las personas con las que necesita hacer una cita es su dentista. Este consejo puede parecer sorprendente – después de todo, no existe una correlación popular entre el dolor de muelas y embarazo. Sin embargo, hay un mayor riesgo de enfermedad oral cuando se está en esta condición. Las fluctuaciones hormonales, los cambios en los patrones de alimentación y una rutina de higiene bucal que no es perfecta son a menudo los culpables. Por lo tanto, para evitar un dolor de muelas durante el embarazo o cualquier otro problema dental, su mejor estrategia comienza con una visita al dentista.

Las visitas al dentista son seguras
Tanto los dentistas como los obstetras prefieren que las mujeres consulten a un dentista antes de quedar embarazadas. De esta manera, el consultorio puede hacer un chequeo y limpieza minuciosos, así como tratar cualquier problema dental existente – dándole una cosa menos de la que preocuparse durante nueve meses. Pero si ya está embarazada, no hay razón para que se salte su cita programada regularmente.

Cuando experimente un dolor de muelas durante el embarazo o cualquier problema con sus encías, noba espere hasta después de que nazca el bebé; llame a su dentista a la primera señal de un problema. La Asociación Dental Americana (ADA) confirma que las visitas al dentista durante el embarazo son seguras, incluyendo la mayoría de los procedimientos dentales, radiografías y el uso de anestésicos locales. Sólo tiene que informar a su dentista sobre la duración de su embarazo, si está tomando algún medicamento o si su embarazo se considera de alto riesgo.

Cómo evitar la caries dental
Las caries comienzan cuando las bacterias en su boca usan los azúcares y carbohidratos que usted come para producir ácidos, los cuales con el tiempo pueden disolver el esmalte en sus dientes. Durante el embarazo usted está especialmente en riesgo de caries dental, y por varias razones: Los antojos de comida, que van desde el helado hasta los pepinillos, pueden dejar sus dientes vulnerables a los “ataques de ácido”, y cualquier disminución en el cepillado y el uso de hilo dental puede agravar ese problema. Además, su boca es mucho más ácida durante este tiempo, y el vómito como resultado de las náuseas matutinas puede intensificar la cantidad de ácido al que está expuesto el esmalte de sus dientes.

Para prevenir las caries, es recomendable cepillarse los dientes con frecuencia durante todo el día, utilizando un cepillo de cerdas suaves y pasta dental con flúor como Colgate® Max Fresh® Shockwave™ Mantenga al mínimo los bocadillos azucarados y si tiene un dulce, cómalo al final de la comida. Enjuáguese la boca con agua cuando no pueda cepillarse los dientes y use el hilo dental una vez al día, tal como lo haría si no estuviera embarazada. Si tiene náuseas matutinas, la ADA recomienda enjuagarse con una cucharadita de bicarbonato de sodio mezclado con agua después de vomitar para diluir y reequilibrar el contenido de ácido en la boca.

Cuidado con la enfermedad de las encías
No es inusual que una madre embarazada se queje de encías sangrantes cuando se cepilla los dientes o usa hilo dental. Los cambios hormonales que acompañan al embarazo pueden causar inflamación, a veces llamada gingivitis del embarazo. Para evitar que esta afección se convierta en una enfermedad más grave de las encías, intensifique su rutina de cuidado en el hogar, utilice un enjuague bucal antimicrobiano y acuda al dentista para que realice limpiezas más frecuentes para que sus encías sensibles no tengan otra razón para irritarse.

Ocasionalmente, en el segundo trimestre, crece entre los dientes una hinchazón del tejido de las encías que parece en carne viva, llamada “tumor del embarazo”. Estos tumores sangran fácilmente y pueden ser el resultado de una placa excesiva. Asegúrese de ver a su dentista si sospecha que tiene un tumor en el embarazo, pero la buena noticia es que por lo general desaparecen después de que nace el bebé.

Otra complicación no tan común del embarazo son los dientes flojos. Mayo Clinic explica que esto puede ocurrir incluso en ausencia de enfermedad de las encías debido a las hormonas que afectan a los ligamentos que sostienen los dientes en el hueso. Si usted nota alguna movilidad dental que no solía tener, vea a su dentista inmediatamente.

Su salud dental es una parte importante de su salud general y de la salud de su bebé. Por eso, para un embarazo seguro y saludable, los dentistas y obstetras animan a las mujeres a hacer de su boca una prioridad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *