Es bueno consumir té o café a primera hora de la mañana?

Todos tenemos un reloj interno de 24 horas que marca el comportamiento fisiológico y las reacciones químicas del organismo. Se conoce como ritmo circadiano y se encarga, entre otras cosas, de controlar los ciclos de sueño y vigilia y la producción de hormonas (en concreto del cortisol u hormona del estrés).

Su estímulo principal es la luz solar; sin embargo, hay otros aspectos que pueden interferir en su evolución, como los estimulantes: En concreto el café y el té (En menor medida, ya que su concentración en teína no es tan fuerte como ocurre con la cafeína), que pueden afectar el desarrollo de la hormona cortisol durante el día. Esta hormona está más concentrada entre las 8 y las 9 de la mañana, aunque también hay picos entre las 12 y las 13 y las 17.30 y 18.30. Por ello, tal vez tomar un café recién quitar no es la mejor idea.

Los estimulantes interfieren en el reloj biológico, por lo que tienen la capacidad de alterar el ritmo del sueño y vigilia y el equilibrio del sistema nervioso, entre otros. Por ello, entre las 8 y 9 de la mañana, cuando el cortisol (y por ello nuestro estado de alerta), está muy elevado, no notaremos los efectos de la cafeína y estaremos desarrollando tolerancia (es decir, provocaremos que, a la larga, la secreción natural de cortisol disminuya). Por esta razón, es mucho más interesante y efectivo consumir café fuera de estas horas y centrarlas entre las 9.30 y 11.30 de la mañana, Cuando los niveles de cortisol están más bajos. Así que, por qué no aprovechamos la típica pausa de media mañana para podernos en beneficiar?

Así pues, una buena alternativa es llevar encima nuestras bebidas y consumirlas en el momento adecuado.

Cuando tenemos que consumir café o té?

Sabemos que tanto el té como el café tienen propiedades beneficiosas, sin embargo, es importante tener en cuenta la hora para poder disfrutar al máximo.

Ambas bebidas contienen cierta cantidad de estimulantes: la cafeína y la teína. De todos modos, la teína absorbe de manera más lenta que la cafeína (se cree que gracias al contenido de polifenoles del té), de modo que, si buscamos una dosis más rápida de energía, La mejor opción es consumir el café por la mañana en lugar de té. En cambio, a partir de las 5 o 6 de la tarde es mejor tomar té que café, para evitar que la dosis más alta de cafeína que contiene este último interfiera a la hora de dormirnos. Además, el té contiene L-teanina, un aminoácido capaz de producir sensación de relajación, Que consigue reducir la ansiedad y depresión en diferentes estudios realizados en modelos de estrés en animales. Así que, a diferencia del café, probablemente nos ayudará a conciliar el sueño y hacerlo más reparador.

Por otro lado, el café suele causar más sensibilidad o acidez, por lo que vale más tomar con moderación, y dejar más espacio al té, que no actúa tan agresivamente.

El café, gracias a la cafeína, activa las secreciones gástricas y la movilidad intestinal; así pues, está recomendado después de las comidas, ya que facilita la digestión. Del mismo modo, está recomendado para deportistas, ya que parece que mejora la transmisión de impulsos nerviosos en esfuerzos explosivos de corta duración, retrasa la fatiga y eleva la capacidad anaeróbica (lo que aumenta las ganancias de fuerza).

En cambio, el té ayuda a proteger la mucosa gástrica y alivia las digestiones pesadas, Así que también es recomendable después de haber hecho una comida copiosa. Además, nos mantiene hidratados porque contiene mucha agua, al tiempo que mejora el aspecto de la piel y el cuerpo, ya que no contiene calorías. Es una buena bebida para consumir a lo largo del día si nos aburre el agua.

Café y té para llevar

Ahora que ya sabemos cuando deberíamos tomar estas bebidas, nos plantearemos cómo podemos hacerlo para poder disfrutar. Me compro un termo? Me preparo las bebidas cada mañana para llevarme la foto? Voy al bar más cercano?

Por suerte, el mercado actual no para de crecer y cada vez es más fácil encontrar opciones adaptadas a los diferentes gustos de los ciudadanos.

honesto ha sacado una gama de bebidas dedicadas a los amantes del café y el té hecha con productos 100% naturales, con gran sabor, que cuidan el medio ambiente y la vida silvestre y que tienen certificación ecológica. Y sin colorantes ni conservantes!

La primera se trata de café 100% arábica de América Latina mezclado con leche y azúcar de caña (hasta un 44% menos por cada 100 ml que el resto de las bebidas no carbonatadas con café). Tiene tres sabores adaptados al gusto del consumidor: Latte, Cappuccino y Mocca, con un aroma delicioso y un sabor equilibrado.

Y la segunda, y no menos importante, es una gama de tés elaborados con hojas seleccionadas cuidadosamente, aromas naturales de frutas y un toque de azúcar de caña. Encontramos tres sabores bajos en calorías: té blanco con melocotón y romero, té negro con limón y flor de naranjo y té negro con frambuesa y albahaca.

Así que, a partir de ahora, olvídese de su primera dosis de energía y deje que el cuerpo trabaje solo, al menos hasta las 9.30, cuando sólo tendrá que sacar una de sus bebidas y disfrutar de la mejor forma posible de su pausa de media mañana.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *